Cocrear
Cocrear

Cocrear

Es una palabra que vengo usando bastante este último tiempo. Y cocrear no es más que crear de la mano con otra persona. Se necesita de dos o más para poder llevarlo a cabo. Y puede aplicarse a cualquier ámbito de nuestra vida, siempre y cuando se trate de relaciones interpersonales, y haya voluntad de ambas partes para ese fin.

Las relaciones interpersonales son un universo aparte. Desde que nacemos nos estamos relacionando, y de hecho somos a partir de ese encuentro con otros. Somos criados por/con otros, educados por/con otros, influidos por/con otros. Así es que esta cocreación se da como un proceso social y creativo.

Este proceso requiere de mutua colaboración y sobre todo, de abrir conversaciones. Hace unos días leía uno de esos flyers que se comparten en redes sociales y decía lo siguiente: “Encuentra siempre la valentía para hablar y las ganas de aclarar. Porque los silencios pesan como las piedras. Y las piedras se vuelven muros. Y los muros, finalmente, separan”.

La importancia de la comunicación

Acá es donde haremos foco en la importancia que tiene la comunicación. Cuántas veces nos escudamos en “no aclares que oscurece” o “es mejor callar”. Nos enseñaron cómo callar, pero no como comunicar mejor. Nos enseñaron que era mejor no decir, pero no como decir eso de una manera más asertiva. Entonces, acumulamos un sinfín de palabras, que terminan estallando en una discusión o en nuestra salud física y mental.

Lo no dicho, sale a la luz de alguna manera. Es como si nuestro sistema se saturara, como una olla a presión que al alcanzar su punto de hervor, estalla y se vuela la tapa. Y es esa presión que empuja desde adentro la que deviene en los resultados que tenemos después.

Para que los silencios no pesen como piedras, y se construyan esos muros que separan, siempre es mejor hablar que callar. Y siempre podemos elegir qué hablar y qué callar también.

La cocreación como proceso y como resultado

La cocreación, este maravilloso encuentro de dos o más que se unen con el fin de dar rienda suelta a un proceso creativo conjunto, con un propósito en común, puede ser entendido tanto como proceso, como un resultado. Como proceso se nutre del compartir una lluvia de ideas y experiencias acerca de un tema o varios. Como resultado, se obtiene después de haber llevado esas ideas a acciones concretas, visibles en productos, planes, proyectos concretos.

Es importante que en el proceso todos los que participen tengan la posibilidad de expresarse. La cocreación tiene espíritu de equipo. Cada persona es un eje de la rueda. Para que la rueda avance se requiere de la participación, del compromiso y la empatía necesaria para comprender cómo cada integrante está transitando ese camino.

Trascender, ¿es el fin?

Quizás podríamos aventurarnos a decir que “trascender” es el fin de este encuentro de coacreación. Este proceso y resultado como dije antes, motiva a las personas implicadas a co-construir, a crear soluciones en conjunto frente a una problemática, a descubrir el universo que trae el otro frente a mí.

La palabra trascender trae la idea de sobrepasar o superar. Y qué importante que podamos hacer eso primero por nosotros mismos, superarnos a nosotros mismos generando nuevas versiones que sean más posibilitantes. Y por otro lado, hacer de esos encuentros, experiencias que trasciendan y dejen una huella en la vida de los demás. Poder diseñar esa relación desde la apertura, la creatividad y la comunicación. Un gran desafío en estos tiempos donde la comunicación se realiza con una pantalla de por medio.

Te deseo que puedas resonar con las personas que hagan tu universo más agradable de lo que ya estaba.

Con amor,

Deby Q.

Sígueme en mis redes sociales

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al boletín

Únete para que no te pierdas las ultimas publicaciones, noticias y novedades de nuestros los autores de esta gran comunidad.

¡Te has suscripto con exito!