Seleccionar página

Conócete a ti mismo

Conócete a ti mismo

Conócete a ti mismo.

En él una vez impactante y muy hermoso Templo dedicado al Dios griego Apolo, en la ciudad de Delfos, según cuentan historiadores, arqueólogos, filósofos y poetas, había en su pronaos, vestíbulo o entrada, a la vista de todos los pasantes, un aforismo traducido al español en su versión completa como “Conócete a ti mismo y conocerás al universo y a los dioses”, y simplificado por tan solo “Conócete a ti mismo”.

Los estudiosos no se han puesto de acuerdo acerca de la autoría de tan nutritivo mensaje, que ha sido atribuido indistintamente a grandes de las plumas y las ideas de la época, en la antigua Grecia, como Sócrates, Heráclito, Pitágoras, Tales de Mileto y otros, aunque al parecer hay un relativo consenso hacia reconocer semejante genialidad a Sócrates. Platón en sus Diálogos hace testimonio de la existencia de tal bienvenida.

Muchas son las aproximaciones desde las cuales podemos encarar el análisis de esta frase, desde la filosofía, la auto ayuda, la psicología, la espiritualidad, la mitología, la historia, etc.

En esta oportunidad me propongo no solamente revisar su significado posible, sino también observar su para nada casual o accidental ubicación. Y con ello no aludo simplemente al hecho de estar colocado este aforismo en un punto visible de la ciudad, para pasantes y visitantes, sino a la circunstancia de estar precisamente en el Templo de Apolo.

Debemos entonces recordar que el Dios Apolo, hijo de Zeus, era considerado el más poderoso de los dioses olímpicos, después de su padre. Protegía desde el cielo, siendo nada menos que el Dios del Sol, y también de la salud, del equilibrio, de la belleza… Ciertamente algunas fuentes afirman que el Dios del Sol era el dios titan Helios, pero todos concuerdan en que Apolo era el Dios de la Luz y también de la salud, del equilibrio, de la belleza…

Y es por esto que resulta tan revelador este aforismo, pues induce a percatarse de que la luz verdadera, no aquella que el hinduismo incluye en su concepto de Maya o ilusión, el mundo de lo incierto, la que se percibe con los ojos físicos, sino aquella luz que se encuentra dentro del Alma o Atman, o al menos dentro del ser, en su interior inmanente, para cuya visualización es fundamental cerrar los ojos físicos y buscar dentro de sí, concentrados en el tercer ojo u ojo espiritual o energético, ubicado en el entrecejo, y coincidente con el sexto chakra oriental, Ajna Chakra.

Se trata de la luz a la que aludimos y agradecemos en la bendición del saludo sánscrito Namasté, que quiere decir: “La luz que hay en mí reconoce y saluda la luz que hay en ti”.

En consecuencia, el Dios Apolo recordaba a las personas que la luz real, aquella a la que nos debemos, de la que provenimos y a la que habremos de llegar, acorde con las leyes del Karma, no está en el cielo (el sol), ni en otra dimensión, sino en nuestro interior.

Y con esa luz que simboliza la apertura de conciencia, el despertar espiritual, se ilumina nuestro camino hacia la sabiduría, lo que nos permite entonces efectivamente conocer al universo, a “los dioses”, al Absoluto Universal.

La luz está en nosotros y desde la perspectiva energética, no solamente bien estudiada por las filosofías orientales, sino también por la moderan física cuántica, todos formamos parte de esa energía maravillosa que desde la gran explosión originaria o creadora conocida como el “Big Bang”, donde se escuchó por primera vez la voz o sonido primigenio “Om”, vino a esconderse en cada uno de nosotros, esperando a ser encontrada, es decir, a que descubramos nuestra verdadera naturaleza, nuestra esencia espiritual.

Muchos son los caminos que podemos emprender al objeto de llegar a ese objetivo, particularmente cuando nos damos cuenta de lo efímero e insignificante de lo material, y añoramos reencontrar nuestra grandeza y, con ella, la felicidad, como ausencia de sufrimiento, y la serenidad o estado profundo de calma.

Uno de ellos es sin lugar a duda particularmente efectivo, y no es otro que la meditación (Dhiana), paso séptimo en el Ashtanga Yoga en los Yoga Sutras de Patanjali.

Utilizando un ejemplo muy difundido, si quieres ver el fondo del lago, donde se encuentra la verdad, es menester que las aguas se aquieten, pues mientras haya el caos, la turbulencia de las aguas, el fango, etc., no nos dejarán percibir el ansiado fondo. Turbulencia y fango que representan los acosantes va y venes de nuestros alocados constantes pensamientos, como también nuestras confusas y aguerridas emociones.

En otro sabido ejemplo, si te has propuesto percibir el cielo azul, insiste con decidida intención (Sankalpa), y no te dejes distraer por las nubes cuya aparición no puedes controlar, por oscuras y gruesas que sean, tu atención profunda centrada en ese cielo azul que siempre existe no obstante las circunstancias.

Toma unos minutos cada día, no tienen que ser muchos, cinco o incluso tres está bien para empezar, y disponte, quizás con la ayuda de una música relajante y una postura cómoda con la espalda derecha, a regresar a tu calma originaria, a tu ser trascendente, y comenzarás no sólo a ver, sino a sentir la paz que la luz interna concede a quienes la buscan.

Y eso sí, actúa desde el amor compasivo (Karuna) contigo mismo, es decir, si vienen pensamientos y emociones, que de seguro vendrán, no te frustres, sólo sonríe y regresa a tu meditación, concentrado en aquella música, tu postura de espalda derecha y tu respiración pausada y profunda. Y agradeciendo el haberte percatado de la distracción.

De pronto el universo y los dioses te serán familiares. E incluso observarás simultáneamente como la salud, el equilibrio y la belleza pasan a ser parte de ti. Y no será la razón, sino la intuición, lo que te lo hará percibir y disfrutar.

Finalmente, no obstante que el vocabulario usado en este artículo, aunado a mi condición de profesor de yoga, pudiese hacer ver que sugiero que se use la técnica de meditación del yoga, aclaro que cualquier forma de meditación es a estos fines bienvenida, la del yoga, la Zen, la original, la de plena consciencia, etc., todas.

Una vez más apreciamos la maravillosa coincidencia de esencia entre la filosofía e incluso la ciencia occidental y las filosofías orientales.

Alberto Blanco-Uribe

10 Comentarios

  1. Sabino

    Magnífico artículo y es así,con la meditación obtienes solo beneficios tanto espirituales,como físicos,mentales. Por eso, esta técnica de más de 5000 años,ha ido refinandose y hoy en día grandes empresas como Google o el ejército americano la utilizan con su gente.En el mundo Occidental han desarrollado el «Mindfulness»para la obtención de la conciencia plena….gracias Alberto.

    Responder
    • Yomy Williams

      Conocernos a nosotros mismos el gran reto del ser humano. La meditación nos ayuda a encontrar el camino al interior de ese yo perdido.
      Gracias por tan excelente artículo.

      Responder
      • Alberto

        Gracias Yomy, efectivamente es un reto, y uno bien grande, pero realmente es el camino. Saludos

        Responder
      • Rebeca Ramos

        Excelente artìculo. Claro y fácil de entender. Hay mucha confusión allì afuera,en Maya, y se necesita informaciòn clara y sencilla como esta.
        Conòcete a ti mismo y ámate a ti mismo, dos máximas muy simples y a veces nos lleva la vida entera aprender a practicarlas.

        Responder
        • Alberto

          Gracias Rebeca, siempre he pensado que al escribir se debe hacer de manera clara y sencilla, si de verdad quieres llegar a la gente y transmitir la idea o el conocimiento.
          A veces nos lleva la vida entera y a veces no nos alcanza una o varias vidas enteras.
          Un abrazo

          Responder
  2. Alberto

    Gracias a ti Sabino, en efecto tienes razon, incluso es obligatorio en los colegios japoneses, donde los ninos se entrenan en esta técnica maravillosa. Y muchas empresas en occidente como dices ya han podido medir la productividad aumentada. Solo basta que se comience a sentir desde lo personal y lo humano, para la serenidad y felicidad.
    Un abrazo

    Responder
  3. Silvia

    Una maravillosa técnica que permite centrarse en momentos en que se siente perder el control de las emociones y calmarse para reaccionar en forma equilibrada, excelente

    Responder
    • Alberto

      Ojala tantos lo entendieran y lo pusieran en practica. Un abrazo Silvia

      Responder
  4. Mariela Boanco-Uribe

    Mi querido Alberto, como siempre llevando tu luz para iluminar a quienes tenemos la dicha de acercarnos a tu hermosa sabiduría. Conocernos, el inicio de un camino de no retorno… Sin duda, es la meditación, la serena contemplación de uno y del todo, para los que experimentamos a diario sus regalos y recompensas, la herramienta esencial que invitamos a gozar a todos aquellos que deciden cumplir con el aforismo del famoso oráculo. Un abrazo de luz. Namastè

    Responder
  5. Alberto

    Querida Mariela, gracias por tu tan nutritivo comentario, que no solo habla desde la lectura de mis letras, sino desde la practica experiencial personal. Enhorabuena por tu espacio cotidiano para ti misma, en la meditacion. Un abrazo desde mi luz a la tuya, que es nuestra luz y la de todos. Namasté

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros Articulos

EL PODER TRANSFORMADOR DEL YOGA DETOX

EL PODER TRANSFORMADOR DEL YOGA DETOX

El Yoga Detox no solo se enfoca en el cuerpo físico, sino también en la liberación de tensiones mentales y emocionales a través de posturas de yoga específicas para la desintoxicación física, mental y emocional.Los asanas con torsiones son los principales en esta...

YOGA: NAVIDAD EN ARMONÍA

YOGA: NAVIDAD EN ARMONÍA

El Yoga puede ser un gran aliado para encontrar paz y equilibrio durante las ajetreadas fiestas navideñas.Con prácticas de yoga enfocadas en mantener la calma y la serenidad conectarás con tu "yo" interior más navideño. Algunos principios que tratamos en yoga como la...

YOGA SOMÁTICO

YOGA SOMÁTICO

YOGA SÓMÁTICO Hablando con una alumna me preguntó por los ejercicios somáticos y me pareció muy interesante para dedicarle un artículo. De sobra es conocido que el Yoga conecta cuerpo y mente pero hay posturas específicas que refuerzan esta unión. El cerebro que...

Sobre el Autor

Alberto Blanco-Uribe

En mi quehacer de décadas, tanto en Venezuela como ahora en Francia donde vivo, mi compromiso siempre ha sido el acompañamiento en el proceso de aquellos a quienes puedo servir. Tanto en mi anterior profesión como abogado, como en mi continua ocupación como profesor e investigador, en temas de derechos humanos, de derecho ambiental, de paisaje y de patrimonio cultural, y particularmente en los vinculados al yoga y al bienestar en general, siempre he ofrecido una atención personalizada, volcado hacia la comprensión de lo humano, en busca de la calidad de vida y del equilibrio cuerpo, mente y espíritu......