Seleccionar página

La autoestima: cuestión de método

La autoestima: cuestión de método
La autoestima: cuestión de método
La autoestima

La autoestima: cuestión de método

 ¿Qué me motivó a ser coach? Recuperar mi poder personal y amor propio tantas veces como fuera necesario. Si yo lograba amarme incondicionalmente y recuperar mi autoestima, sanar ese dolor que produce la sensación de insuficiencia, de seguro podría apoyar a otros a acometer esta labor.

No se trataba de vender humos, se trataba de vender eso que a mí me había funcionado y me había llevado a ser la persona que soy hoy, a pesar de los altibajos propios que trae consigo la vida y que sigo surfeando como cualquier ser humano.

Cuando le comparto a mis coachees que fui una mujer sumamente insegura y con un sentido de merecimiento no tan elevado, siempre me miran como: ¿De verdad? Y me río al ver su cara de sorpresa y les digo: ¡Es en serio! Pero, además si yo pude fortalecer mi autoestima, ¿por qué tú no?

Y es que casi siempre las personas se preguntan: ¿por qué será que soy tan insegura? O se dicen así mismas: si, qué mal, no sé qué me pasa que no logro recuperar mi autoestima o la confianza que en algún momento sentí.

Dos planteamientos comunes y poco útiles, te llevan al pasado, te remiten a los posibles, ¡Ojo!, posibles motivos, porque igual no tienes certeza absoluta de cuáles sean. Resulta mucho más útil preguntarte ¿qué podría hacer al respecto o cómo podría cambiar la percepción que tengo de mí?

Si te lo planteas así, abres un camino de posibilidades infinitas, en vez de remitirte a los hechos consumados, o a tu versión de cómo se dieron las cosas.

Por eso me atrevo a decir que la autoestima es cuestión de método, como muchas otras cosas en la vida. De cómo encaras esa carencia de amor propio – si te sientas a darlo como hecho consumado y de paso tenerte lástima- o -lo ves como un rasgo más de una persona en permanente construcción, para quien fortalecer su autoestima puede ser algo a trabajar como entrenar su voz para cantar, o el físico para correr una carrera, o el dominio de un segundo idioma.

Si tomas acción al respecto puedes cambiar el curso de los acontecimientos, la manera como te ves y te ven; si te quejas, así te quedas.

A continuación, te regalo una larga lista de cosas que a mí me funcionaron:

1. Afirmaciones positivas en las mañanas, decirme al despertar cada mañana: “yo me amo incondicionalmente”. Parece una tontería, pero decírtelo es poderosísimo.
2. Preguntarme para qué hacía las cosas o qué me motivaba a hacerlas, para trascender la inquietud de si los demás verían con buenos o malos ojos lo que yo estaba haciendo.
3. Preguntarme qué quería hacer con mi vida y hacerlo, así sin más, cumplirme. Ir tras de lo que yo quería para mí.

4. Cuidar de mi apariencia todos los días, no importa que no me viera con nadie, que no saliera de mi casa, si me miraba al espejo quería gustarme.
5. Hacer ejercicio, si no me sentía con el cuerpo perfecto (¿quién dice qué es lo que es perfecto?), pero entrenaba, sabía que cada día estaba más cerca de tener la figura anhelada o combatía la posibilidad de deteriorar la que ya tenía, jajajajaja porque valga decir que, todo es susceptible de empeorar.
6. Comprometerme a hacer en mi día a día cosas que me gustaran y me hicieran feliz, si podía proveerme de dicha y alegría, podía sentirme a gusto conmigo.
7. Aceptar los halagos, palabras de aliento, detalles y regalos que la gente tuviera para conmigo. Si ellos lo decían por algo sería.
8. Así mismo, hacer mi mejor esfuerzo por sepultar cada expresión maluca, cada palabra desalentadora que hubiera recibido en mi niñez, adolescencia, adultez o en el día a día. Es decir, practicar la escucha y la memoria selectiva.
9. Por último y no menos importante, hacer mi mejor, mejor esfuerzo, para que ¡me importara un chorizo!, así de simple, que muchas de las cosas del día a día me resbalaran o no me restaran ni mi atención, ni mi energía, porque todo pasa. Y en esta última me sigo entrenando, porque no van a creer que me resulta sencilla.
Te dejé 9 opciones y estoy completamente segura que tu encontrarás otras muchas. La tarea primordial: preguntarte cuáles podrían ser de ayuda para ti.
Te doy la # 10 y para mí la fundamental, la autoestima se entrena y requiere entrenarse todos los días de la vida. Simple, la autoestima es cuestión de método. Así que ¡a remangarse!

Catalina Vega

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros Articulos

EL PODER TRANSFORMADOR DEL YOGA DETOX

EL PODER TRANSFORMADOR DEL YOGA DETOX

El Yoga Detox no solo se enfoca en el cuerpo físico, sino también en la liberación de tensiones mentales y emocionales a través de posturas de yoga específicas para la desintoxicación física, mental y emocional.Los asanas con torsiones son los principales en esta...

YOGA: NAVIDAD EN ARMONÍA

YOGA: NAVIDAD EN ARMONÍA

El Yoga puede ser un gran aliado para encontrar paz y equilibrio durante las ajetreadas fiestas navideñas.Con prácticas de yoga enfocadas en mantener la calma y la serenidad conectarás con tu "yo" interior más navideño. Algunos principios que tratamos en yoga como la...

YOGA SOMÁTICO

YOGA SOMÁTICO

YOGA SÓMÁTICO Hablando con una alumna me preguntó por los ejercicios somáticos y me pareció muy interesante para dedicarle un artículo. De sobra es conocido que el Yoga conecta cuerpo y mente pero hay posturas específicas que refuerzan esta unión. El cerebro que...

Sobre el Autor

Catalina Vega Rodríguez

Hola, mi nombre es Catalina Vega. Colombiana de 38 años. Me formé como Comunicadora Social y Periodista en la Universidad de la Sabana y cuento con una Maestría en Marketing de la Universidad de los Andes. Tras años de práctica profesional, en el área de comunicaciones estratégicas y mercadeo, elegí formarme como entrenadora de transformación contemporánea, consultora de imagen personal y profesional, y coach. Cuento con una doble certificación internacional, otorgada por TISOC (The International School of Coaching) como Personal Branding Coach y Life Coach.Estoy acá para servirte, para apoyarte a expresar tu poder e influencia, reconectando con tu pasión y esencia. Adoro ver la magia y la singularidad de cada uno de los seres humanos, apoyarlos a amarse incondicionalmente, a celebrar su vida, su historia, su persona, soltar el autosabotaje y esa sensación de insuficiencia que a veces nos limita a expresar nuestro máximo potencial.Soy hija única, estudiante eterna, mujer amiguera y sociable, compañera amorosa y consentida. La vida me enseñó que el éxito no necesariamente es sinónimo de felicidad, que lucir bien no necesariamente significa estar bien. Al igual que tú, y que muchos, he tenido momentos difíciles, de crisis y de rediseño. Hoy estoy acá para compartirte aquellas distinciones que transformaron mi vida y apoyarte a descubrir tu propio camino de dicha y bienestar.